Un paso adelante

03.09.2019 | by Wilkhahn España

¿Qué puede ser más lógico para un estudio de arquitectura, especializado en interiorismo y puestos de trabajo, que diseñar su propia oficina como un laboratorio de investigación para flujos de trabajo ágiles y orientados al futuro y ubicarlo en una joya arquitectónica única? La empresa de arquitectura M Moser, una de las firmas de arquitectura e interiorismo más grandes del mundo con oficinas en Australia, Asia, India, Europa y los Estados Unidos, se mudó este verano a su nuevo espacio de oficinas en el edificio neogótico Woolworth en Nueva York/Manhattan. Esta “catedral del consumo” dominó una vez el horizonte de Nueva York. Amplias encuestas a los empleados, entrevistas “online” y estudios de ocupación se llevaron a cabo antes del traslado al que era el edificio más alto del mundo cuando fue construido en 1913 sobre la base de los planos del arquitecto Cass Gilbert. El ambicioso objetivo de planificación de los diseñadores profesionales era crear nada menos que un “laboratorio vivo para innovar los futuros lugares de trabajo”. Aspectos como el bienestar y la motivación de la plantilla y el crecimiento futuro de la empresa debían tenerse en cuenta.

El taller con los espacios de trabajo para los diseñadores se encuentra en el corazón del Living Lab de M Moser en Nueva York. Las mesas están equipadas con ruedas y la silla free-to-move ON de Wilkhahn garantiza a los empleados una amplia gama de movimientos. Derechos fotográficos: M Moser Associates, fotógrafo: Eric Laignel

Fomentar el movimiento es uno de los factores clave que conducen al éxito de los conceptos de oficina. Por lo tanto, estaba claro que M Moser quería eliminar los espacios de trabajo estáticos en la nueva oficina y ofrecer sólo opciones de hot desking y dispositivos móviles. Antes de la mudanza, los talleres para empleados, el uso de dispositivos móviles, que ya habían sido probados en las salas existentes, y una aplicación ayudaron a la transición a los nuevos estilos de trabajo y a la mejora de los procesos. Esta forma prudente de gestión del cambio también aseguró que los empleados se identificaran con el proceso y las nuevas estructuras.

Las salas especialmente diseñadas, un ambiente acogedor y la posibilidad de que los empleados personalicen y diseñen conjuntamente sus entornos de trabajo son factores igualmente importantes para que los trabajadores de oficina sean productivos. M Moser demuestra cómo hacerlo de una manera ejemplar: en primer lugar, se entra en el magnífico edificio a través del impresionante vestíbulo y se toma el sofisticado ascensor hasta el piso 24. Al entrar en las instalaciones, los visitantes y el personal de M Moser no se encuentran con un área de recepción de aspecto estéril, sino con una acogedora sala de estar similar a una cafetería en la que un community manager se asegura de que se sientan bienvenidos. Cada una de las áreas accesibles desde aquí tiene su propia identidad de diseño – desde la sala de presentación con su atractivo hogareño hasta el entorno de la galería de arte en el vestíbulo (aquí se muestra arte local) y la sala de conferencias, que casi se siente como un comedor en casa, hasta la mentalidad del taller de “arremangarse” en los espacios de trabajo. Las opciones digitales, como una impresora 3D y una sala dedicada a presentaciones VR (realidad virtual), subrayan la imagen de vanguardia de la empresa. También proporciona una sala tranquila para que sus empleados se retiren a un lugar donde puedan retirar, rezar, meditar o las mujeres puedan amamantar a sus bebés.

Los espacios de grandes dimensiones donde la gente puede comunicarse y celebrar conferencias reflejan el espíritu abierto del Living Lab de M Moser. Derechos fotográficos: M Moser Associates, fotógrafo: Eric Laignel

Con el taller, situado en el corazón de la oficina, M Moser no sólo quería animar a los empleados a mudarse basándose sólo en los planos. Aquí, el mobiliario del equipo de diseño tiene ruedas lo que les permite configurar el espacio a su gusto. Los interioristas eligieron la silla de oficina free to move ON de Wilkhahn para fomentar el movimiento incluso cuando la gente está sentada. Gracias a su exclusivo mecanismo de ajuste sincronizado, ON permite a las personas aprovechar al máximo el rango de movimiento de su cuerpo, desde moverse de lado hasta girar la pelvis, y permite esos pequeños movimientos que son tan importantes para mantener el cuerpo en forma y saludable.

La silla de patín del programa 180 de Wilkhahn, con su aspecto doméstico, se utiliza en la sala de conferencias. Con su claro tapizado, la silla añade un toque de color a la elegante configuración más oscura. Derechos fotográficos: M Moser Associates, fotógrafo: Eric Laignel

Para decirlo en palabras de M. Moser: “elegimos la, reconocida e internacionalmente premiada por su diseño, silla de oficina ON para nuestra nueva oficina en el edificio Woolworth por sus líneas limpias, la alta reputación del producto y la mejora de la ergonomía del lugar de trabajo, lo que nos permite obtener la certificación WELL Platinum y mantener a nuestro personal cómodo a la vez que diseñamos lugares de trabajo de alto rendimiento para empresas de todo el mundo”.

Para las salas de conferencias se ha elegido el modelo de silla de patín del programa 180 de Wilkhahn. Con su clara tapicería y su armazón cromado, las sillas subrayan el atractivo de las salas y garantizan que las sesiones de brainstorming o las presentaciones a clientes se desarrollen sin problemas.

Haga clic aquí para obtener más información sobre la silla ON

Haga clic aquí para obtener más información sobre la silla de patín ON.

Haga clic aquí para obtener más información sobre M Moser Associates.