¿Arte o código?

11.07.2019 | by Wilkhahn España
Discurso de bienvenida del segundo simposio de Wilkhahn titulado "¿Puede un mundo digitalizado aprender de la Bauhaus?”, por el presidente de Wilkhahn, Dr. Jochen Hahne, el responsable de prensa de Wilkhahn, Burkhard Remmers, el presidente de la Cámara de Arquitectura de Baja Sajonia, Robert Marlow, y la moderadora, Dra. Ursula Baus. Fotos: Wilfried Dechau

Con charlas online en lugar de estudios, imágenes perfectas de edificios a sólo unos clics de distancia o espacios urbanos de diseño propio, estamos en el umbral del futuro digital de la arquitectura y nos encontramos con un mundo sin arquitectos. Con motivo del centenario de la fundación de la legendaria escuela de diseño, el lema del simposio de Wilkhahn en 2019 fue “¿Puede un mundo digitalizado aprender de la Bauhaus? y exploró lo que una sociedad cada vez más digitalizada podría aprender del experimento de la Bauhaus. El simposio tuvo lugar en el campus de Wilkhahn, en edificios diseñados por el estudiante de la Bauhaus Herbert Hirche, y en un espacio de exposición de Wilkhahn con más de 70 años con el espíritu del modernismo. Hace un siglo, la Bauhaus reinventó completamente el diseño de productos y la formación en arquitectura. ¿Cuál de las ideas inspiradoras de entonces podría ser relevante para nosotros hoy en día? ¿Cuál de ellas vale la pena desarrollar?

El simposio exploró los enfoques recientemente descubiertos e interpretados en la Bauhaus, que se relacionan con las estrategias actuales de construcción de diseños y con el cuestionamiento crítico de las tareas reales, sostenibles y sociales del diseño. Se presentó el papel del arquitecto en los procesos de diseño participativo y colaborativo, así como en los modelos de planificación digital urbana. Finalmente, se discutió si la inteligencia artificial en la planificación era simplemente otra herramienta práctica que los seres humanos simplemente tendrían que usar de manera responsable, o si la herramienta en sí misma se limitaba a anticiparse a ciertas decisiones y, por lo tanto, llegaba a un resultado antes de que se hubieran planteado esas cuestiones tan importantes, críticas y basadas en valores.

Prof. Philipp Oswalt, Fotos: Wilfried Dechau

Philipp Oswalt, profesor de teoría y diseño arquitectónico en la Universidad de Kassel y antiguo director de la Fundación Bauhaus Dessau, retrata al fundador de la Bauhaus, Walter Gropius, como un maestro de la orquestación cuyos planes y proyectos no eran muy prácticos, sino que tendían a seguir un “estilo industrial de inspiración Ford”. El sucesor de Gropius, Hannes Meyer, tuvo que reorganizar la enseñanza y crear un departamento de planificación y construcción para los estudiantes, que sirvió de modelo para las prácticas actuales de diseño y construcción. Oswalt también piensa que fue un movimiento inspirador por parte de Ludwig Hilberseimer el nombrar a Meyer para la Bauhaus, quien, como “antepasado del diseño tipológico” tuvo una influencia decisiva en la obra posterior de Mies van der Rohe.

Prof. Markus Bader, Fotos: Wilfried Dechau

Markus Bader imparte clases en la Escuela Superior de Arquitectura, Medios de Comunicación y Diseño de Berlín y es cofundador del colectivo arquitectónico raumlabor. Particularmente y en relación con el mundo de las redes sociales y de la reproducción constante de imágenes, es importante reflexionar críticamente sobre los procesos unidimensionales una y otra vez y responder uniendo fuerzas, construyendo en equipo e intercambiando puntos de vista. Una fuente de inspiración es el colectivo de arte experimental Black Mountain College, considerado en Estados Unidos el sucesor de la Bauhaus. raumlabor explora cómo los espacios urbanos pueden permanecer en áreas dignas de vivir y cómo los individuos pueden obtener el poder de actuar. Al mismo tiempo, el colectivo se ocupa de formas de productividad que van más allá de un concepto de eficiencia pura y apuntan a la acción sostenible.

Prof. H.-P. Ritz Ritzer, Fotos: Wilfried Dechau

H.-P. Ritz Ritzer (bogevischs buero, Munich, y Beuth University, Berlín) presentó un proyecto de vivienda participativa llamado Wagnis Art en Munich, un proyecto con el que se manifestó una nueva imagen del arquitecto como moderador. Organizó varios talleres en los que se pidió a personas destinadas a ser vecinos que diseñaran su idea de lo que significa convivir. Su tarea consistía en elaborar normas obligatorias, asesorar a los residentes y hacer que sus ideas se hicieran visibles. Los reglamentos, como por ejemplo como veían el diseño de la fachada los vecinos, garantizaban un diálogo constante entre la gente y creaban un espíritu comunitario mucho antes de que los residentes se hubieran mudado. El proceso profesionalmente moderado, así como el resultado ahora premiado, dejaron de lado los temores tradicionales sobre la pérdida de autoridad y competencia por parte del arquitecto durante los procesos participativos de búsqueda de diseños.

Prof. Jesko Fezer, Fotos: Wilfried Dechau

Basado en los escritos del teórico del diseño austríaco-americano Victor Papanek (Design for a Real World), Jesko Fezer – profesor, diseñador, autor y comisario – comenzó criticando la “pérdida de la realidad” de muchos diseñadores. Como profesor de teoría del diseño en HfbK Hamburgo, Fezer quiere fomentar una mayor conciencia de la realidad social entre los estudiantes. Su proyecto estudiantil, que se centra en el asesoramiento gratuito en materia de diseño, consiste en resolver problemas concretos de diseño en el barrio de St Pauli, en Hamburgo. Las tareas van desde el desarrollo de un espacio de almacenamiento hasta un jardín comunitario y un café para refugiados. Las soluciones individuales y prácticas se crean e implementan de forma conjunta, en la mayoría de los casos por medios sencillos y con un presupuesto específico.

Bernd Draser, Fotos: Wilfried Dechau

Bernd Draser es profesor de filosofía y estudios culturales en la Universidad Ecosign para el Diseño Sostenible de Colonia. Su enseñanza se centra en hacer que los estudiantes sean más conscientes de la acción sostenible y el diseño. Después de todo, alrededor del 80% de los recursos que utiliza un producto se establecen en la fase de diseño. Al mismo tiempo, muchos recursos valiosos permanecen invisibles para los consumidores, como las tierras raras escondidas en la “caja negra” de un teléfono inteligente o el gran consumo de energía de las granjas de servidores. Draser presentó algunos de los trabajos realizados por sus alumnos que se ocupan del desarrollo social. Incluye proyectos como la elaboración de perfiles personales tridimensionales de diferentes grupos de consumidores o una tapa de café para todos los gustos.

Prof. Anett- Maud Joppien, Fotos: Wilfried Dechau

Anett-Maud Joppien (Dietz Joppien Architekten AG) considera que los modelos de la Bauhaus como la Haus am Horn son patrones de investigación del Living Lab y del Founder Lab desarrollados en su facultad de la Universidad de Darmstadt. Los dos proyectos ahora premiados son prototipos de construcción sostenible. El Living Lab pone a prueba la vida estudiantil comunitaria y este concepto dio origen al Founder Lab en 2018 como un espacio de trabajo para los fundadores del sector de TI. Al igual que el Living Lab, es un “pueblo” en el que parte de los edificios tienen dos plantas, rodeados por una cubierta que los conecta entre sí. Además de las salas de descanso, hay una amplia gama de espacios comunes, talleres y salas de seminarios, algunos de los cuales están diseñados para un uso flexible y otros para fines específicos. El enfoque experimental y el abandono de los conceptos rígidos de las salas crean entornos de oficina que fomentan procesos de trabajo creativos y comunicativos, así como enfocados.

Dr. Reinhard König, Foto: Wilfried Dechau

“Calculamos los ángulos en los que el sol golpea el edificio durante el año y luego calculamos dónde estará la sombra en el jardín y las ventanas y construimos en consecuencia….” El Dr. Reinhard König utilizó esta cita del director de la Bauhaus Hannes Meyer en 1927 como enlace con los estudios de la Bauhaus, que considera precursores del diseño paramétrico en ordenadores. König es profesor de arquitectura asistida por ordenador en la Universidad Bauhaus de Weimar. La geometría típica de la Bauhaus, como la fórmula de los 30°, que Walter Gropius inventó en 1931 para calcular la distancia entre dos edificios, también podía utilizarse como criterio para el diseño por ordenador. Por ejemplo, un programa llamado CityEngine presenta en tiempo real escenarios de planificación urbana para barrios enteros y sus especificaciones, como la densidad o la superficie, pueden variarse, escalarse y visualizarse con un solo clic de ratón. A nivel internacional, König participa en el desarrollo de un software llamado SynCity en el Instituto Austríaco de Tecnología de Viena. El marco y las regulaciones para el plan maestro no se generan con escenarios abstractos, sino que se establecen en talleres con los (futuros) residentes. Los métodos digitales y los medios de comunicación también han penetrado en la enseñanza desde hace mucho tiempo. König utiliza principalmente plataformas de enseñanza online en las que profesores y estudiantes transmiten su experiencia en vídeo.

El panel, presidido por la Dra. Ursula Baus. Fotos: Wilfried Dechau

El panel, presidido por la Dra. Ursula Baus, comenzó discutiendo cómo se relaciona la Bauhaus con las enseñanzas actuales. Oswalt piensa que esta conexión ha desaparecido casi por completo y que las cátedras y los métodos de enseñanza están demasiado matizados hoy en día. König considera que el concepto de taller y estudio de la Bauhaus es el centro de atención del estudiante obsoleto. Aboga por un enfoque nómada digital que responda a la demanda siempre presente de mantenerse en movimiento. Joppien criticó este concepto porque no fomenta la interacción real entre las personas. König respondió que los foros de discusión online son una buena manera de prepararse para reuniones conjuntas reales más adelante y asegurar que la gente reflexione más sobre lo que dicen allí.

Ritzer cree que, por muy práctico que sea el diseño asistido por ordenador, las herramientas digitales sólo pueden ser utilizadas de forma significativa y con éxito por personas que hayan experimentado el mundo físico de la arquitectura y el desarrollo urbano y que tengan “polvo de cemento en sus zapatos”. Bader, por otro lado, no tiene reservas sobre la tecnología. En su opinión, los arquitectos están ahí para hacer preguntas, definir y comunicar problemas para que los programas puedan ser utilizados como herramientas. Fezer, por otro lado, es crítico con el concepto de herramientas. Él cree que hacer preguntas ya es una tarea creativa. En su opinión, no se trata de hacer preguntas como “¿Qué queremos hacer con la herramienta? o “¿Cómo puedo hacer una tarea?. Su objetivo es permitir que los estudiantes formen juicios de valor claros que también afecten a la sostenibilidad. También afirma que existe el riesgo de que las herramientas digitales tengan un impacto demasiado grande en el proceso de toma de decisiones. Coincidió con Draser en que el diseño debe entenderse siempre en el contexto de las cuestiones sociales y ecológicas fundamentales.

Sobre todo, Joppien critica el efecto sorpresa de las herramientas digitales. Es posible presentar una solución perfectamente antes de que haya sido realmente pensada. Ella cree que existe el riesgo de que los arquitectos se conviertan en buenos “artesanos digitales”, pero no en buenos planificadores. Oswalt tiene dos mentalidades. Por un lado, está fascinado por la tecnología, pero al mismo tiempo ve el peligro de que los planificadores, como Gropius, utilicen cláusulas de exención de responsabilidad para exonerarse de cualquier responsabilidad por errores de planificación. Continúa diciendo que, en última instancia, todas las decisiones de planificación son siempre “decisiones de valor”, como las llamó Lucius Burckhard. Sin embargo, König no cree que exista el peligro de que los arquitectos del mañana ya no intercambien ideas o creen valores: comenta que, en particular, son los nativos digitales a los que da clases los que no están necesariamente preparados para tratar con la tecnología digital y hacer cálculos. Preferían hablar.

Visita al campus de Wilkhahn con edificios del estudiante de la Bauhaus Herbert Hirche, profesor de la Universidad de Diseño de Ulm, Georg Leowald, Frei Otto, Thomas Herzog y otros, así como la exposición sobre más de 70 años de diseño de Wilkhahn: “Aprender de la Bauhaus - de la Bauhaus a la Hochschule für Gestaltung Ulm”. Fotos: Wilfried Dechau
El programa finalizó con un recorrido arquitectónico por el vestíbulo de Arne Jacobsen (1966) en los Jardines de Herrenhäuser, restaurados y modernizados en términos de consumo de energía por Koch Panse Architekten BDA (Hannover). Este evento se combinó con una visita a la Galería Herrenhausen. Fotos: Wilfried Dechau

Informe sobre el primer simposio de arquitectura de Wilkhahn: “Modelando el futuro – El legado cultural de Frei Otto”