Un buen amigo y brillante diseñador

13.03.2019 | by Wilkhahn España
Friso Kramer charlando con Jochen Hahne en 2015. Foto: Wilkhahn

Wilkhahn empezó a colaborar con Friso Kramer a principios de los 60. Fritz Hahne, entonces director general de Wilkhahn, había visto en una revista de arquitectura la silla Revolt Chair, una silla multiusos sencilla pero sofisticada diseñada para el grupo Ahrend. El encuentro con el diseñador en un concesionario holandés de Wilkhahn dio lugar a exitosos proyectos conjuntos y a una amistad de por vida. Debido a la destrucción devastadora en los Países Bajos durante la segunda guerra mundial, esto era bastante inusual en ese momento porque los holandeses todavía albergaban mucho resentimiento hacia Alemania.

El legendario programa de asientos 1200, diseñado por Friso Kramer y utilizado en la estación Olympia de Munich en 1972 y en otros lugares. Foto: Wilkhahn
El programa de asientos 1200, diseñado por Friso Kramer, también tiene un diseño de dos plazas. Foto: Wilkhahn

Los diseños de sillería de Friso Kramer para Wilkhahn, con sus carcasas de asiento espaciosas, atractivas y lujosas, hechas de plástico reforzado con fibra de vidrio, convirtieron las sillas de plástico en muebles aceptables para las oficinas ejecutivas. Por primera vez, Kramer combinó marcos de madera con carcasas de plástico reforzadas con fibra de vidrio en los diseños de sillas de Wilkhahn. Desde 1967, el programa de asientos 1200, fue pionero e inicialmente colocado en salas de espera de hoteles, universidades y empresas. Sin embargo, una vez que se utilizó en las estaciones de metro de Munich durante los Juegos Olímpicos, se hizo popular para amueblar las zonas de transporte público y las zonas de espera.

Friso Kramer (izquierda) con su esposa Netti (derecha) y Gisela Hahne (centro). Foto: Wilkhahn
Friso Kramer (izquierda) con Gisela Hahne (centro) y su esposa Netti (derecha). Foto: Wilkhahn

La amistad y los lazos de Friso Kramer con Wilkhahn y la familia Hahne duraron hasta el final de su larga vida. Ya en 2015 asistió a la inauguración de una exposición de piezas históricas de Wilkhahn en su sala de exposiciones de Van Nelle Fabriek en Rotterdam. Friso Kramer sucumbió a la neumonía y falleció el 17 de febrero de 2019 a la edad de 96 años en Ámsterdam. Nos unimos en el duelo, junto a su esposa Netti, por la pérdida de un buen amigo y diseñador brillante.

Silla tapizada con carcasa de plástico reforzado con fibra de vidrio, diseñada por Friso Kramer. Foto: Wilkhahn
Inusual combinación de un marco de madera con una carcasa de plástico reforzado con fibra de vidrio. Silla de Friso Kramer para Wilkhahn. Foto: Wilkhahn
La combinación del marco de madera con la carcasa de plástico reforzado con fibra de vidrio, resalta las líneas nítidas de una manera atractiva. Silla de Friso Kramer para Wilkhahn. Foto: Wilkhahn

La vida de Friso Kramer

Friso Kramer, hijo del arquitecto Piet Kramer, nació el 13 de agosto de 1922 en Amsterdam. Asistió a la escuela Montessori y luego a la escuela industrial seguida por la escuela de ingeniería eléctrica. Posteriormente, estudió diseño de interiores en el Instituto de Artes Aplicadas de Ámsterdam (Instituut voor Kunstnijverheidsonderwijs).

Al final de la segunda guerra mundial, Kramer se embarcó en su carrera como empleado del estudio de arquitectura Jan Piet Kloos y, durante un corto espacio de tiempo, también trabajó en el estudio de diseño de interiores Frans Paulussen. De 1948 a 1963 fue diseñador en la fábrica de muebles de acero De Cirkel. En 1963, Wim Crouwel y él, Benno Wissing, Paul y Dick Schwartz fundaron el famoso estudio Total Design. De 1971 a 1983, también fue director de arte y asistente principal en el Grupo Ahrend.

Friso Kramer es uno de los grandes nombres holandeses en cuanto al desarrollo del diseño industrial y ha ocupado varios cargos influyentes. Fue miembro de la junta directiva de la Academia Rietveld, miembro del Consejo de las Artes de Ámsterdam y de Boosting, la Fundación para la Construcción Industrial de los Países Bajos. Fue miembro del Consejo Holandés para el Diseño Industrial y del Consorcio Internacional de Diseño. Como conferenciante invitado, enseñó en la Real Academia de Arte de La Haya y también fue un solicitado juez para concursos internacionales de diseño.

El Stedelijk Museum for Modern Art de Ámsterdam también dedicó una exposición a la obra de Friso Kramer en 1977 y 1978. En 1991 tuvo lugar una muestra de su trabajo en el Museo Boymans van Beuningen de Rotterdam. El libro “Friso Kramer Industriële Vormgeving” (Friso Kramer Diseño Industrial) fue publicado en el mismo año. En 1994, Beatriz, que era reina en ese momento, le entregó la Orden de Orange-Nassau.

 

La plataforma de Mid Mod Design ha dedicado recientemente un artículo especial a Friso Kramer.

Se rindió un homenaje especial al programa de asientos 1200 en un editorial especial del iF Award sobre diseño para espacios públicos.