Aprender de la Bauhaus – Wilkhahn y los estudiantes de la Bauhaus

22.02.2019 | by Wilkhahn España
El edificio de la dirección de Wilkhahn, basado en los planos del estudiante de la Bauhaus, Herbert Hirche, en Eimbeckhausen (1959), fue la inspiración del logotipo que Wilkhahn utiliza para sus publicaciones y eventos del centenario de la Bauhaus.

Wilkhahn es una de esas pymes que evoluciona con cada nueva generación. La empresa fue fundada en 1907 por Christian Wilkening y Friedrich Hahne como empresa dedicada a la fabricación de sillas de madera de haya. Cuando Fritz Hahne, el hijo del fundador, se incorporó a la empresa en 1947, la empresa se centró rápidamente en el diseño. El diseño es un concepto que no adquirió su significado actual hasta la posguerra.

Fritz Hahne (a la derecha) en el lugar de la futura sucursal en Espelkamp, 1954.

En ese momento, el legado de la legendaria escuela de diseño Bauhaus estaba languideciendo. Muchos de los antiguos profesores de la Bauhaus, como Walter Gropius y Ludwig Mies van der Rohe, habían emigrado o se habían quedado en Alemania, pero seguían oponiéndose al nazismo. Inge Scholl, hermana de los dos luchadores de la resistencia, Hans y Sophie Scholl, asesinados por los nazis, se unió a su amigo de la escuela Otl Aicher para crear una fundación en memoria de sus hermanos, que dio lugar a la Universidad de Diseño de Ulm. El ex alumno de la Bauhaus, Max Bill, es el vínculo entre la Bauhaus y la Universidad de Diseño de Ulm. Bill ya se había creado un nombre internacionalmente antes y durante la guerra y había sido miembro del CIAM Congrès International d’Architecture Moderne desde 1938. Consiguió que ex profesores de la Bauhaus como Josef Albers, Johannes Itten, Walter Peterhans o Helene Nonné-Schmidt vinieran a Ulm; Ludwig Mies van der Rohe visitó el campus y el fundador de la Bauhaus, Walter Gropius, abrió la Universidad de Diseño, diseñada por Bill, en Ulm en octubre de 1955.

La silla Flexor de Georg Leowald, 1954. El excepcional confort se debió al resorte de torsión hecho de varillas de fibra de vidrio y colocado debajo del asiento. Un modelo que causó sensación en la industria del mueble tapizado de la época.

Wilkhahn ya colaboraba con diseñadores modernistas como el arquitecto Georg Leowald, que se veía a sí mismo siguiendo la tradición de la Bauhaus. Más tarde se convirtió en profesor en la Universidad de Diseño de Ulm (1957-59). Leowald, por ejemplo, inventó la revolucionaria silla Flexor para Wilkhahn (1954) con un resorte de torsión hecho de varillas de fibra de vidrio colocado debajo del asiento. Su impacto en el concepto de diseño de la empresa será duradero y a él le encantó particularmente experimentar con materiales innovadores. En los años 50, Fritz Hahne también entró en contacto con otros arquitectos, como Herbert Hirche, antiguo alumno de la Bauhaus y antiguo colega de Mies van der Rohe. Durante la colaboración con Hirche, la empresa pasó de ser un fabricante de sillas a fabricante de mobiliario para instalaciones. No se trataba sólo de sillas independientes, sino de toda una gama de productos de sillas, mesas y sofás. Al mismo tiempo, la empresa comenzó a equipar instalaciones educativas, sanitarias y de transporte, oficinas y sedes de eventos. Un ejemplo típico es la serie de muebles tapizados 480 de Herbert Hirche, que más tarde también diseñó el nuevo edificio de la dirección de Wilkhahn (1959).

En 1957, Herbert Hirche diseñó la extensa gama de muebles tapizados 480 con bastidores de madera maciza lineales. Como variante, las sillas 486 tenían armazón de madera laminada moldeada por compresión.

La colaboración con Georg Leowald consolidó el vínculo con la Universidad de Diseño de Ulm, donde Wilkhahn aprendió nuevos métodos para desarrollar productos innovadores y duraderos. En los años siguientes, se crearon hitos en el diseño corporativo, el desarrollo de productos y la responsabilidad empresarial con profesores y estudiantes de Ulm como Tomás Gonda, Herbert Ohl, Wilhelm Ritz, Klaus Franck y Hans “Nick” Roericht.

Los posteriores edificios de la fábrica de Wilkhahn, diseñados por los arquitectos Frei Otto (1988) y Thomas Herzog (1992), subrayaron el deseo de reinterpretar repetidamente el legado del modernismo para las generaciones futuras. Por eso, los actos de Wilkhahn para conmemorar el centenario de la Bauhaus están centrados en el lema “aprender de la Bauhaus”, cuyo enfoque de diseño holístico e interdisciplinario, combinado con el compromiso y la responsabilidad con la sociedad son, hoy en día, más relevantes que nunca.

Muebles tapizados sin demasiados adornos: colección 852, 1956.
Al igual que todas las empresas fabricantes de sillas de la región, Wilkening & Hahne fue básicamente un gran taller hasta mediados de la década de los 50.